BILBAO

6 RAZONES POR LAS QUE LOS INMUEBLES SON UNA INVERSIÓN SEGURA EN ÉPOCAS DE EMERGENCIA SANITARIA

6 RAZONES POR LAS QUE LOS INMUEBLES SON UNA INVERSIÓN SEGURA EN ÉPOCAS DE EMERGENCIA SANITARIA

En virtud de la declaratoria de estado de emergencia sanitaria y con ella la suspensión o disminución de la jornada laboral, con la correspondiente baja de ingresos personales y de las industrias, resulta evidente y normal (dentro de la anormalidad del contexto actual), que todos pospongamos nuestras decisiones de consumo e inversión ante la incertidumbre, priorizando la sobrevivencia de nuestras familias, de nuestros negocios y de quienes dependen directa o indirectamente de ellos; por tanto, la emergencia sanitaria se ha expandido como el mismo virus, convirtiéndose en una emergencia económica.

Así, la decisión de adquirir determinados bienes y servicios, definidos como “menos inmediatos” (en cuanto a su necesidad) como la vivienda propia, parecen haberse pospuesto, pues requieren mayor inversión y permiten diferir su planificación; sin embargo, la historia nos han enseñado, que la inversión en bienes raíces durante los episodios de crisis o recesiones económicas constituye también una importante oportunidad de crecimiento a mediano y largo plazo, para el inversionista o comprador.

Sin duda, la recuperación no se producirá a corto plazo, de hecho, la mayor parte de las opciones de inversión que permiten un retorno en poco tiempo se encuentran terriblemente afectadas, las bolsas de valores en el mundo siguen a la baja y existe una gran desconfianza en el mercado; el mercado inmobiliario al contrario, ha mostrado durante la historia haber toda crisis que ha afectado a la humanidad, y con su ascenso ha impulsado, de su mano, la reactivación económica en general, generando plazas de trabajo, estableciendo un vínculo directo entre el sistema financiero y los ciudadanos que permite una fluidez del dinero en el mercado, y particularmente, generando seguridad y rentabilidad para los inversionistas.

A continuación exponemos varias razones por las cuales, la adquisición de inmuebles constituye una acertada y segura decisión en tiempos de crisis:    

1. Menor riesgo que otras inversiones disponibles en el mercado:

  • El valor  intrínseco de los inmuebles, los hace menos susceptibles   a la volatilidad del entorno, a diferencia del valor de los activos financieros y sus rendimientos que se modifican constantemente, más aún en un momento de tanta incertidumbre y recesión del mercado, en la que no se tiene certeza de la capacidad de los emisores de cancelar las obligaciones que representan;
  • Si bien la inversión en inmuebles genera beneficios a mediano y largo plazo, ofrece un elevado nivel de seguridad y beneficios financieros, ya que es valioso de forma constante en el tiempo (al ser un bien escaso) que no se ve afectado, en la misma proporción, por las fluctuaciones en el mercado, al contrario de lo que sucede con otros instrumentos de inversión;
  • Se debe considerar siempre el valor presente neto de todos los flujos de efectivo netos futuros que se pierden alquilando una propiedad para vivienda a perpetuidad, en lugar de comprarla.

2. Protege el valor de la inversión frente a la inestabilidad política y del  mercado:

  • La vivienda es un bien de uso básico y constante, con valor real,  tangible, por tanto una inversión mucho más segura frente a decisiones políticas y apresuradas de gobiernos en períodos de emergencia, devaluaciones o cambio de moneda;
  • El sector de la construcción, tanto en el Ecuador, así como en la mayoría de países del mundo, constituye un engranaje fundamental en la reactivación y mantenimiento de la economía; razón por la cual, de forma estratégica será beneficiario de un importante apoyo del Gobierno y el sector financiero, hecho que, sumado a que definitivamente será beneficiario de una parte de la inversión existente en el mercado actualmente, lo fortalecerá.

3. Incrementa su valor con el tiempo:

  • Existen distintos factores que, sin la influencia o control de los propietarios de los inmuebles, incrementan el valor de las propiedades constantemente; esa variación o ganancia que se refleja en la diferencia entre el precio de compra de un departamento, llamada plusvalía, evidenciará un incremento aún mayor en los períodos post crisis o recesión, en contraposición con la bajada de los precios de venta que opera en el mercado actualmente, a través de descuentos por pronto pago y promociones por compra de inmuebles, o por la mayor capacidad de negociación del comprador;   
  • Es decir, si actualmente se registra una baja en los precios por las causas antes descritas, existe la posibilidad de que los precios de los inmuebles suban, o recobren su valor, en el mediano y largo plazo, por lo que las propiedades que se compren ahora tendrán una plusvalía superior en dichos períodos;
  • En el Ecuador cada año se conforman 110.000 nuevos hogares, sin embargo, se construyen menos de 40.000 viviendas, es decir, existe un déficit cuantitativo de vivienda que se incrementa anualmente, que evidencia una oportunidad de crecimiento constante para el sector de la construcción de vivienda.

4. Seguridad financiera para el futuro:

  • La inversión en bienes inmuebles asegura ingresos adicionales a través de su arrendamiento, pero particularmente para el futuro, por ejemplo su arrendamiento garantiza una renta en etapa de retiro, o permite una mayor disposición de liquidez en dicho momento al no tener que perderla en alquiler; sin embargo, también puede generar rentas importantes al mediano plazo mediante su venta aprovechando los aumentos de precio, particularmente en los momentos post.

5. Beneficios Fiscales:

  • La adquisición de inmuebles a través de un crédito hipotecario permite deducir, de impuesto a la renta, los intereses generados por dicho préstamo, así como, rebajas en el valor del impuesto predial.

6. Financiamiento para adquisición de vivienda:

Estos son algunos de los beneficios de la adquisición de un crédito hipotecario para la compra de inmuebles:

  • No se requiere disponer de la totalidad del valor de la propiedad para adquirirla, de hecho, dependiendo de la naturaleza del proyecto inmobiliario basta contar con un monto equivalente  entre el 10% al 30% del precio, mismo que se financia directamente con el desarrollador durante el proceso constructivo;
  • Tasa de interés preferencial en relación a otros tipos de crédito, con plazos de hasta 30 años para su cancelación total;  
  • En el caso de que se adquiera un inmueble con la finalidad de arrendarlo, las cuotas mensuales del crédito podrán pagarse parcialmente con el valor del arriendo, y, cubierto el pago del crédito, los ingresos generados por el arriendo pasan a beneficiar directamente a la liquidez del propietario;
  • Al contraer un crédito hipotecario se asegura el patrimonio familiar por muerte o invalidez del titular a través del seguro de desgravamen, que cubre el saldo insoluto de la deuda a favor del acreedor, así los familiares no quedan endeudados.

Además, el acceso a crédito constituye la herramienta de mayor importancia para la adquisición de inmuebles, con más razón, en períodos de emergencia, por tanto, se presentan oportunidades que mejoran de forma importante las condiciones de dichos créditos, entre las que podemos nombrar:

  • Facilidades de pago ofrecidas por las instituciones financieras: diferimiento de pago de las cuotas, períodos de gracia, condonación de intereses de mora;
  • El sector de la construcción junto a las entidades financieras nos encontramos trabajando en propuestas para el mejoramiento de la estructura de los créditos hipotecarios ofertados actualmente, con el fin de dinamizar la construcción, favoreciendo a quienes adquieran, o ya posean, un préstamo para la adquisición de bienes inmuebles;
  • Así también, se está diseñando un nuevo producto de crédito que permita el acceso, a la adquisición de inmuebles, de aquellas personas, naturales o jurídicas, que actualmente no cuentan con capital suficiente para el pago de los valores correspondientes a la entrada del precio, garantizando y fiscalizando la construcción de los proyectos inmobiliarios hasta su terminación.

Finalmente, el crédito hipotecario en períodos de volatilidad se configura como uno de los productos de mayor interés para las instituciones financieras, ya que facilita se dinamice la economía a través de la circulación del dinero, y es una herramienta para mejorar la cartera a largo plazo y su rentabilidad, por tanto, será siempre una prioridad para las mismas.

Conclusiones:

  • El mercado inmobiliario ha superado toda crisis que ha afectado a la humanidad, y con su ascenso se ha impulsado la reactivación económica en general, generando plazas de trabajo, estableciendo un vínculo directo entre el sistema financiero y los ciudadanos que permite una fluidez del dinero en el mercado, y particularmente, generando seguridad y rentabilidad para los inversionistas, al mediano o largo plazo.
  • La inversión en bienes raíces durante los episodios de crisis o recesiones económicas constituye también una importante oportunidad de crecimiento a mediano y largo plazo, para el inversionista o comprador.
  • La adquisición de bienes inmuebles, ofrece un elevado nivel de seguridad y beneficios financieros, ya que es valioso de forma constante en el tiempo, es un bien escaso que no se ve afectado en la misma proporción, por las fluctuaciones en el mercado, decisiones políticas y apresuradas de gobiernos en períodos de emergencia y devaluaciones o cambio de moneda, al contrario de lo que sucede con otros instrumentos de inversión.
  • El sector de la construcción, por ser estratégico, será beneficiario de un importante apoyo del Gobierno y el sector financiero, y segúramente recibira una parte importante de la inversión existente en el mercado actualmente por lo que se fortalecerá.
  • Actualmente se registra una baja en los precios de los inmuebles  a través de descuentos por pronto pago y promociones por compra de inmuebles, o por la mayor capacidad de negociación del comprador; sin embargo,  existe la posibilidad de que los precios de los inmuebles suban, o recobren su valor, en el mediano y largo plazo, en los períodos post crisis o recesión, por lo que las propiedades que se compren ahora tendrán una plusvalía superior en dichos períodos.
  • La inversión en bienes inmuebles asegura ingresos adicionales a través de su arrendamiento, particularmente para el futuro (por ejemplo en etapa de retiro), y permite una mayor disposición de liquidez al no tener que perderla en alquiler; sin embargo, también puede generar rentas importantes al mediano plazo mediante su venta aprovechando los aumentos de precio, particularmente en los momentos post crisis.
  • No se requiere disponer de la totalidad del valor de la propiedad para adquirirla, de hecho, dependiendo de la naturaleza del proyecto inmobiliario basta contar con un monto equivalente  entre el 10% al 30% del precio, mismo que se financia directamente con el desarrollador durante el proceso constructivo.
  • En muchos casos, las cuotas mensuales del crédito podrán pagarse parcialmente con el valor del arriendo, y, cubierto el pago del crédito, los ingresos generados por el arriendo pasan a beneficiar directamente a la liquidez del propietario;
  • Actualmente se presentan oportunidades que mejoran de forma importante las condiciones del crédito hipotecario. Por ejemplo: diferimiento de pago de las cuotas, períodos de gracia, condonación de intereses de mora, mejoramiento de la estructura de los créditos hipotecarios y nuevos productos de crédito. Todas estas medidas permiten el acceso, a la adquisición de inmuebles, de aquellas personas, naturales o jurídicas, que actualmente no cuentan con capital suficiente para el pago de los valores correspondientes a la entrada del precio, garantizando y fiscalizando la construcción de los proyectos inmobiliarios hasta su terminación.

Con todo lo expuesto, la inversión en la compra de su departamento, es una  acertada y segura decisión en tiempos de crisis.

Compartir en:
6 RAZONES POR LAS QUE LOS INMUEBLES SON UNA INVERSIÓN SEGURA EN ÉPOCAS DE EMERGENCIA SANITARIA
Cerrar menú
AGENDA UNA CITA